Aceite Liébana

25,00 

Perfume en aceite

Descripción

Llevaba unos días sin parar de llover en Liébana, aquella tarde del tardío, salió un sol espléndido y eso nos animó a pasear.

Desde casa, en unos pasos, empiezas a adentrarte en el bosque. En esos instantes nos impregnamos de unos olores frescos pero penetrantes que nos invitaron a respirar profundamente. Volvimos a casa con una amplia sonrisa…

Esa noche aún seguía con el recuerdo de aquellos aromas que tan bien me hicieron sentir. Me levanté e inspirada por la experiencia vivida, elaboré este aceite perfumado que hoy os presento.

El ACEITE «LIÉBANA» guarda las verdaderas esencias de mi hogar….

Los componentes de este aceite sirven para tonificar todo el organismo, ya que estimulan el sistema respiratorio (madreselva, pino, tomillo), sistema digestivo (hinojo, orégano), sistema circulatorio (madreselva, cedro, enebro), el sistema linfático (enebro)… También ejercen un efecto positivo sobre nuestras emociones. Por eso al pasear, al adentrarnos en la naturaleza y respirar las esencias de las plantas que nos rodean, nos beneficiamos de sus efectos. Purificamos el corazón de sentimientos negativos y autodestructivos, aclaramos la mente cuando estamos en un estado de confusión emocional, superamos la sensación de vacío y soledad (madreselva) y nos calmamos si estamos en un estado de ánimo ansioso y preocupado.

Las esencias del bosque nos ayudan a aceptarnos, a tomar consciencia de la necesidad de autogratificación para evitar tener en cuenta sólo aquello en lo que nos equivocamos. Recuperamos las fuerzas y la motivación.

Frasco cristal 50 mL.

  • Oleomacerado de Madreselva y Tomillo en aceite de oliva biodinámico y zumo de pipa de girasol.
  • Tintura madre artesanal de Arándano silvestre, Abedul, Fresno y Musgo de roble.
  • Aceites esenciales de Pino, Tomillo, Enebro, Cedro, Hinojo y Orégano.

*Ingredientes procedentes de agricultura ecológica certificada o sin certificación pero de fuentes conocidas y respetuosas con nuestro medio ambiente.
*Todos los botánicos, han sido recolectados a mano en el Valle de Liébana, con respeto y agradecimiento, siguiendo el calendario lunar biodinámico.

  1. Si lo quieres utilizar como perfume, debes aplicarlo en los puntos de pulso del cuerpo. Es decir, los lugares donde la circulación sanguínea corre más cerca de la piel, por lo que su temperatura es más alta y hace que la fragancia se evapore más lentamente. ¿Cuáles son estos puntos? Los más habituales son la parte superior de la nuca, detrás de las orejas y la parte interna de los codos y muñecas, pero además de estos lugares, los tobillos, las caderas, las clavículas y la parte posterior de las rodillas también son una buena zona para aplicar el perfume.
  2. También se puede utilizar para nutrir la piel después de la ducha.
  3. Recomiendo, en momentos de tensión o estrés aplicar en las muñecas, oler y hacer unas respiraciones suaves durante unos minutos.