OM Bruma de almohada

13,00 

Vaporizador perfumado para utilizar sobre la almohada o la ropa.

Añadir a lista de deseos
Añadir a lista de deseos

Descripción

Hace unas semanas recibí este bonito encargo que me motivó mucho. Formulé este preparado con los ingredientes que tengo en mi botica y estoy tan satisfecha con el resultado, que me he animado a hacer una producción para poder ofrecerlo.

Tenía claro que esta bruma debía ser completamente incolora, para no teñir las sábanas, por lo que los aceites esenciales elegidos no podían tener pigmentos como el azuleno de la manzanilla y la milenrama o el naranja de la mandarina.

Aunque este no sea un producto cosmético, es muy importante que su composición aromática sea de alta calidad ya que los aceites esenciales tienen una acción directa sobre la parte más primaria del encéfalo, el sistema límbico o «cerebro emocional». Una esencia sintética nos descarga energéticamente además de repercutir en nuestro sistema endocrino.

Esta bruma es una nana aromática. Una canción de notas relajantes que infunde sentimientos de alegría y esperanza, calma la ansiedad, regula el sistema nervioso y fomenta la actitud positiva.

Llevo varios días usando esta bruma y, aunque me está «subiendo la primavera» y vivo mis días exaltada, cuando llego a la cama, me sumerjo más pronto, en un plácido sueño.

Este es un producto vivo y cada mezcla es única.

Frasco cristal 50 mL.

 

  • Hidrolato de Hierbaluisa (Sp. Aloysia citrodora)
  • Agua de nieve de otoño.
  • Alcohol denat.
  • Tintura artesanal de raíz de Lirio (Sp. Iris germanica)
  • AAEE de Lavanda (Sp. Lavandula officinalis), Petit grain (Sp. Citrus aurantium amara), Menta (Sp. Mentha piperita).

Ingredientes procedentes de agricultura ecológica certificada o sin certificación pero de fuentes conocidas y respetuosas con nuestro medio ambiente. Plantas no contaminadas recolectadas a mano en el Valle de Liébana.

-Vaporizar sobre la almohada antes de apagar la luz para dormir.

-Cerrar los ojos y respirar al menos 10 veces con los labios cerrados, la mandíbula relajada y la lengua apoyada sobre el paladar superior. Concentrarse y tomar consciencia de cómo respiramos. Es en si una meditación que calma la mente y sosiega el cuerpo.

-Aconsejo no utilizar aparatos electrónicos al menos una hora antes de acostarse.